Berenjenas súper FIT

Viernes y seguimos con María probando platos nuevos, deliciosos e ideales para disfrutar comiendo sano y de paso bajar de peso. Hoy te presentamos unas BERENJENAS SÚPER FIT, con las que te chuparás los dedos (frase sacada del refranero de mi abuela Anita). Esta receta es autoría de Lis Valera, una mamá fit que te recomiendo no le pierdas la pista 😉

La maternidad produce grandes cambios en nuestras vidas y la falta de tiempo es quizás la característica que más se repite. Ésta provoca que no nos dediquemos la atención que nos meremos y a veces descuidemos nuestra alimentación, peso… en otras palabras, nuestra salud. Hoy no me voy a centrar en este temazo, creo que merece un buen post en el que podamos intercambiar opiniones. Yendo al grano, esta colaboración con María de Con M de Madre, intenta aportar ideas saludables y muy rápidas en la cocina. Platos para ti y platos para todos. ¡Vamos allá!

¿Por qué las berenjenas?
Motivos de sobras. Son ricas, económicas y como muchos alimentos tienen grandes beneficios. En el caso de ellas llevan potasio, cobre, ácido fólico, magnesio, fibra, flavonoides y fenoles. Ergo, tienen propiedades curativas, antibacterianas y antivirales. Y como si fuera poco son diuréticas y antioxidantes.

Aquí te dejo la receta para una persona.

Berenjenas súper FIT
Berenjenas súper FIT

Ingredientes

1 berejena
sofrito casero (cebolla, calabacín, zanahoria y tomates frescos)
queso feta (lee la etiqueta y busca que sea con leche de oveja)
2 huevos de codorniz
sal
pimienta
aceite de oliva

Preparación

Cortas a la mitad la berenjena y la haces al horno. Cuando la tengas hecha, la vacías y reservas el relleno.
El sofrito casero es un recurso que puedes hacer un día en cantidades industriales (jajaja) y congelar. Es tan sencillo como picar cebolla fina, incluir calabacín cortado pequeñito y zanahoria rallada. Por último cortas tomates en cubos y los incorporas. Todo a fuego y ya verás como sale delicioso. La sal y la pimienta las dejo a tu gusto. ¡Ya tienes el sofrito casero!
Ahora con la carne que de la berenjena que habías reservado la mezclas con el sofrito casero y agregar queso feta. No pongas sal, recuerda que éste último ya tiene bastante. Rellena la berenjena.
Para terminar el plato puedes pasar por agua un huevo de codorniz, lo ponés por encima de la berenjena ya rellena y le das un golpe de horno o microondas a todo. ¡Y voilà!

María y yo esperamos que pruebes este rico plato de Lis y nos digas qué te ha parecido. Puedes contárnoslo en los comentarios. ¡Nos encantará leerte!

· · · Recuerda que si este contenido te ha gustado, puede gustarle a alguien más. · · ·
Compártelo por favor. Gracias 🙂 }

Posts Relacionados

2 comentarios

  1. Que pinta y me encanta que sea bajo en calorías… al final las madres comemos de todo y de todos los que van dejando… y así no vamos bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *