¿Qué tal si ponemos un poco de claridad sobre dos conceptos que traen malos entendidos y que hacen que los usemos incorrectamente? Ellos son el “rebranding” y el “restyling”, dos anglicismos que usamos mucho en marketing y diseño, y que guardan cierto parecido porque comienzan por “re”, pero refieren a dos ideas distintas en entre sí. 

Antes de entrar a descifrar el significado de cada palabra, permíteme recordarte (una vez más) un concepto básico que las “brand stylist” repetimos como un mantra: «el branding no es un logo«. El caso es que insistimos e insistimos, pero no acaba de calar hondo. Si quieres saber sobre qué es el branding, puedes leer el post que le dediqué y en donde lo dejo cristalino. Como te iba diciendo el lío con el restyling y el branding, suelen surgir de la idea que tenemos de un logo y de relacionarlo con el branding. Y acto seguido mal aplicamos la palabra rebranding al hecho de crear un nuevo logotipo para nuestra marca. Para que quede más claro, cuando le encargas a tu diseñadora de cabecera que cree una nueva imagen para tu negocio no necesariamente es un rebranding sino un restyling. ¿Me vas siguiendo?

Para que te quede clarísimo te dejo unos ejemplos:

Restyling

Es cuando queremos aportar frescura, aires nuevo, un estilo más actual con las tendencias o con tu nueva tú (en el caso de las marcas personales), pero donde la estrategia global de tu marca no cambia ni un ápice.
¿Qué se cambia en un restyling? Normalmente todos los elementos que van dentro de un brandboard como logotipos y otros elementos de la identidad visual, también tipografías, paleta de color, texturas, patterns e inspiración. Dicho de otra manera, toda lo relacionado con la imagen que proyectará tu negocio.

Brandboard NuIdeas Studio 2021

Rebranding

Es reconstruir la marca. Hacer un giro de 180º y esto se puede dar por varios motivos.
¿Cuáles son ellos?

· Tu marca ha crecido mucho en el último tiempo y los valores, misión e incluso estrategia deben cambiar para adaptarse a su nueva realidad

· O por el contrario tu marca no está funcionando bien ya que no consigues los objetivos que te habías planteado o no estás atrayendo a los clientes correctos. Hablando de una manera cruda; porque está mal parida desde su inicio.
Por lo tanto un «rebranding» es cuando quitamos lo anterior, hacemos borrón, cuenta nueva y empezamos de cero. Evidentemente que en el rebranding aportaremos una nueva identidad visual porque no queremos que se conecte con lo imagen pasada y no atraiga al público que deseamos. ¿Me sigues?

Resumiendo; hazte las siguientes preguntas:

  • Me va bien pero quiero que se vea o suene más actual. Hablamos de un restyling.
  • ¿Están llegando los clientes que quiero? Si tu respuesta es NO, necesitas un rebranding.

Creo que ahora lo hemos dejado clarísimo y para cerrar me gustaría que me contarás si crees que tu marca está en el momento del rebranding o restyling.

Te leo y respondo más abajo.